Niños Trilingües Y Retraso Del Lenguaje

Uno de los temas que más preocupa a los padres es que los niños de 2 y 3 años no hablan o hablan menos y tienen menos vocabulario que otros niños de la misma edad.

Los padres que hablan diferentes idiomas suelen pensar que el retraso está relacionado con que el niño tiene que asimilar varios idiomas al mismo tiempo, lo que puede generar retrasos que debería recuperar más tarde.

A primera vista, esta explicación parece implicar lo que ocurre a nivel cognitivo, es decir, a nivel del proceso de aprendizaje de una segunda lengua en adultos o niños. Para explicar la dificultad, algunos padres han ido tan lejos como para comparar el cerebro de sus hijos con un “camino dedicado a los automóviles y otros tipos de vehículos se conectan en el mismo camino”, lo que lleva a una desaceleración.

Inconscientemente, los padres que dicen esto están subestimando el verdadero desempeño del cerebro humano. Numerosos estudios en diferentes campos de la ciencia han demostrado que el cerebro humano tiende a desarrollar habilidades de comunicación y que procesa el habla desde la etapa embrionaria. Los sistemas de pronunciación están listos para desarrollar datos en los diferentes idiomas a los que están expuestos los niños, pero esta habilidad se desgasta muy pronto. De hecho, alrededor de los 9 meses de edad, el oído de un niño comienza a clasificar y retener solo los sonidos del idioma que son significativos para él. Cuando su paladar y garganta toman su forma definitiva.

A partir de entonces, todos los idiomas que se presenten a los niños se considerarán lenguas extranjeras y no se adquirirán mediante un proceso natural y fácil. Por eso es mejor hablar de aprendizaje tardío que hablar de desarrollo cerebral atrofiado.

Según las investigaciones científicas sobre los fenómenos del lenguaje, la razón por la cual un niño que se encuentra en proceso de bilingüismo o trilingüismo no puede expresarse con la misma facilidad que los niños de su misma edad se puede encontrar desde varios aspectos de análisis. Entre otras cosas, conviene examinar las condiciones de su desarrollo bilingüe/trilingüe haciéndole las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la calidad de la comunicación conversacional que recibe el niño? ¿De qué manera se repite?¿Cuáles son las características del modelo parental bilingüe/trilingüe presentado al niño y, en su caso, cuál es el nivel de desempeño de los padres en estos otros idiomas?
  • ¿A qué edad el niño empieza a estar expuesto a este u otros idiomas?¿Cuál es la posición de la familia sobre el bilingüismo/biculturalismo? ¿Qué tipo de palabras escucha el niño a su alrededor?
  • ¿Cuál es la posición de la familia con respecto a los países que hablan estos idiomas?
  • ¿La familia practica un enfoque de “a la lengua de cada uno”?En este caso, ¿qué idioma habla cada padre?

En definitiva, un niño de dos o tres años que no se expresa como un niño de la misma edad es simplemente un niño que aún no domina las habilidades lingüísticas. De hecho, su aprendizaje del idioma fue incompleto debido a su inicio tardío del proceso de aprendizaje, más que en paralelo con su lengua materna. Parece importante que esta situación signifique que un niño tiene el potencial de aprender un nuevo idioma al confrontar los aspectos psicoemocionales que los adultos tienen que enfrentar cuando aprenden un idioma extranjero.

De hecho, cuando aprenden un nuevo idioma, los adultos sienten miedo de cometer errores o de expresarse en un idioma que no es el suyo. Esto puede afectar el proceso de socialización y aceptación con otros adultos y, en el caso de los niños, con otros compañeros de clase. Como han demostrado algunos estudios, los niños son sensibles al lenguaje y al desempeño comunicativo de sus compañeros y pueden emitir juicios en el jardín de infancia.

No se excluye que los niños experimenten deficiencias psicológicas o sociológicas en el nivel de la práctica del lenguaje. Si esto sucede, se descartarán todas las formas de deterioro del lenguaje y la comunicación desde el momento en que el cerebro del niño comience a funcionar biológicamente.

Jerry hernandez

Lingüista – Doctorado en Ciencias Lingüísticas

Universidad René Descartes, París 5

Www.educaciónmultilingue.com