¿Quieres Quedar Embarazada? ¡Deshazte De Los Malos Hábitos!

Te contamos cómo adaptarte a la concepción y evitar que los malos hábitos afecten tu fertilidad y el desarrollo de tu futuro bebé.

Durante el embarazo, el cuerpo de una mujer tiene que hacer esfuerzos extraordinarios. Crecer y tener un bebé requiere mucho trabajo, y es mejor abordarlo si una mujer está embarazada cuando está sana y libre de malos hábitos que puedan entorpecer el normal desarrollo del feto. Aquí hay algunos consejos sobre cómo actuar antes del embarazo.

Durante el embarazo, ¡no fume!

Claramente, fumar es malo para todos, hombres y mujeres. Las mujeres que fuman durante el embarazo ponen en peligro no solo su salud, sino también la salud de sus bebés. Se ha demostrado que la nicotina durante el embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro o la probabilidad de que un niño tenga un peso al nacer inferior al normal. De hecho, fumar durante el embarazo reduce el flujo sanguíneo y por lo tanto el alimento para el crecimiento del bebé.

Además, al igual que las mujeres que fuman, los bebés enfrentan todos los riesgos que pueden causar los cigarrillos, como problemas circulatorios y cardíacos, así como problemas renales, pulmonares, nasales, auditivos y del sistema inmunológico. Por esta razón, los bebés de mujeres que continúan fumando durante el embarazo tienden a ser más débiles y más propensos a enfermarse. Sin mencionar que, según numerosos estudios, la nicotina puede aumentar significativamente el riesgo de muerte prenatal y duplicar el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante.¡Aquí hay algunas buenas razones para decir adiós al tabaco!

Durante el embarazo, ¡deja de beber alcohol!

Durante el embarazo, es muy importante no beber alcohol porque la exposición al alcohol puede causar daño cerebral grave al bebé. Se ha demostrado que el etanol (una sustancia que se encuentra en las bebidas alcohólicas) atraviesa la placenta y puede afectar el crecimiento fetal y el desarrollo normal. Además, si las mujeres beben alcohol, los bebés pueden desarrollar problemas de crecimiento y trastornos graves del sistema nervioso central, como déficits mentales y problemas de aprendizaje o de comportamiento.

Los cuerpos de los bebés no pueden metabolizar el alcohol tan bien como los adultos, incluso en las dosis más pequeñas. Es por eso que esta sustancia es muy peligrosa para él. Al planificar un embarazo, se debe reducir al mínimo el consumo de alcohol, y luego se deben evitar las bebidas alcohólicas durante el embarazo, ya que los órganos del bebé se desarrollan durante los primeros 3 meses de embarazo, durante los cuales pueden ocurrir los daños más severos. causa.

¡Durante el embarazo, no hay estrés!

No es casualidad que el embarazo a menudo ocurra cuando menos te lo esperas o cuando estás mentalmente tranquila. Sin ansiedad ni estrés, el cuerpo de la mujer está más relajado y más “preparado” para la fecundación. Esto no es una leyenda urbana: algunos estudios han observado que altas cantidades de adrenalina y cortisol (las “hormonas del estrés”) pueden reducir las posibilidades de concepción. Por el contrario, cuando los niveles de estrés disminuyen, las posibilidades de éxito aumentan.

Por eso, si quieres concebir, es importante eliminar la ansiedad y las preocupaciones, invertir el mayor tiempo posible y cuidar tu cuerpo y tu mente. Las técnicas de relajación pueden ser muy útiles, como el yoga y la meditación. Desde un punto de vista físico y mental, el ejercicio también ayuda, pero no es una exageración. De hecho, si el cuerpo se somete a un esfuerzo excesivo, responderá al “estrés del ejercicio”, como lo hace en momentos de fatiga y tensión excesivas. Así que sí a la actividad física, pero con moderación.

Di adiós a los kilos de más durante el embarazo…

Teniendo en cuenta la cantidad de trabajo necesario para quedar embarazada, se recomienda que conciba con su peso corporal ideal o con un máximo de 3-4 kg. Comenzar un embarazo con sobrepeso requiere mayor esfuerzo físico y cansancio. Las zonas más afectadas son la circulación sanguínea y el corazón, que debe bombear más sangre para cubrir las necesidades de oxígeno de los órganos y tejidos. La espalda también se ve más afectada porque tiene que soportar el exceso de peso de la mujer además del abdomen y los kilos que normalmente se ganan durante el embarazo (lo ideal es de 10 a 12 kg).

Además, las mujeres embarazadas corren el riesgo de padecer diabetes gestacional, un tipo de diabetes que se produce durante el embarazo debido a una disfunción de la insulina, una hormona producida naturalmente por el páncreas para facilitar el transporte de glucosa (azúcar en la sangre) a todas las células del cuerpo. Esto asegura el nivel de energía correcto. Durante el embarazo, el cuerpo de una mujer naturalmente se vuelve más resistente a los efectos de la insulina, lo que puede conducir a niveles altos de azúcar en la sangre. Este riesgo aumenta aún más si la madre tiene sobrepeso, porque el exceso de grasa luego interfiere con la acción de la insulina.

Hay muchos riesgos asociados con tener demasiada azúcar en la sangre, como un aumento del peso del bebé al nacer (el bebé recibe demasiada azúcar al llegar a la placenta y al feto), un mayor riesgo de parto por cesárea o parto prematuro (es decir, antes del parto). semana 37 de embarazo) y una vez que nace el bebé Los problemas surgen al nacer porque su cuerpo sigue produciendo mucha insulina porque el útero recibe mucha azúcar. Lo mejor es perder algunos kilos antes de pensar en quedar embarazada.

Durante el embarazo comemos sano

Las mujeres que deseen concebir deben tener una alimentación variada y equilibrada. Basándose en un estudio de una muestra de 18.000 mujeres, investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard (EE. UU.) han publicado una lista de alimentos que las mujeres que quieren tener hijos siempre deben servir en las comidas. Estos son, ante todo, aceite de oliva virgen, rico en ácidos grasos monoinsaturados (ácidos grasos “buenos” para el cuerpo), cereales integrales, pescado (rico en Omega-3 y zinc), frijoles y carne (importante para proteínas y minerales) fuente ), verduras de hoja verde (ricas en hierro) y lácteos como la leche y el queso fresco (ricos en calcio y vitaminas).

También es importante comer frutas de temporada, ricas en minerales, vitaminas y antioxidantes, nutrientes útiles para superar el envejecimiento celular. Los alimentos que aportan hidratos de carbono deben consumirse con moderación. Por ejemplo, los carbohidratos complejos como el pan blanco, la pasta, el arroz y los postres, que estimulan la producción de insulina y afectan negativamente el rendimiento reproductivo.